Santísimo Sacramento - Estudiantes Granada

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Santísimo Sacramento

Hermandad > Titulares
El culto al Santísimo está relacionado directamente con la celebración eucarística. Durante toda la Alta Edad Media se multiplicaron el número de misas diarias hasta tal punto que hubieron de dictarse decretos de limitación de las misas que podía celebrar cada sacerdote.Esta es la a causa de la multiplicación de altares en las iglesias. Entre el pueblo sencillo existía una gran devoción y muchos procuraban oír el mayor número posible, pero no como participación, sino en el sentido de que se fue creando una práctica un tanto supersticiosa relativa a la adoración del Santísimo en el momento de la Elevación, que presuntamente producía efectos salutíferos para el alma y el cuerpo de quienes lo observaban con devoción.Todo ello es fruto de una clara evolución de la eucaristía en relación con la religiosidad y participación del pueblo en la vida de la Iglesia. En los primeros tiempos era una celebración comunitaria y participativa totalmente abierta y comprensible en donde se compartía la vida.Pero cuando el cristianismo se convierte en la religión oficial del Estado romano, las eucaristías se masificaron, perdieron la espontaneidad y se fue creando unas fórmulas ordinarias comunes para unificar la práctica. Cuando desaparece el Imperio Romano y los distintos pueblos que lo constituían van construyendo su identidad y comienzan a establecerse lenguas vernáculas en las que se expresan normalmente todos sus habitantes, el clero lo sigue haciendo en latín en las misas y demás celebraciones.Esto contribuye a la separación entre el clero y el pueblo fiel, que acude como mero espectador de unos Misterios y unos ritos que no puede entender. El pueblo está físicamente separado del presbiterio por una iconostasis cubierta además por una cortina, que sólo se descorría en determinadas partes de la misa, como la consagración, en la que difusamente el pueblo podía vislumbrar la Elevación de las Formas. Así los fieles tenían un sentido de la eucaristía un tanto críptico.De hecho, la comunión de los fieles ha sido desde la Edad Media muy poco fomentada, por una mezcla de excesivo respeto y veneración y la propia consideración devocional que no invitaba ciertamente a recibir las especies consagradas. En el mismo sentido cabe decir que poco a poco se fue eliminando la secular costumbre de que fuera el pueblo quien ofrendara el pan y el vino que se iba a consagrar, estableciéndose poco a poco un tipo de formas especiales cuidadosamente reglamentadas, que hacían todavía más impersonal y alejada del pueblo la celebración eucarística.

De la misma manera, desde el siglo X (Concilio de Clermont.1095), va desapareciendo el uso de comulgar bajo las dos especies, afirmándose el dogma de que bajo cualquiera de las dos, se recibe a Cristo entero. Esta última disposición fomentó no poco la devoción al Santísimo Sacramento.Toda esta devoción por el Santísimo Sacramento y su realce progresivo fue haciendo posible unas determinadas prácticas de piedad fuera de la eucaristía, entre ellas la exposición permanente o la institución de la Fiesta del Corpus Christi con su solemne procesión pública por las calles.Este es el motivo de la creación de las Hermandades Sacramentales, que a lo largo de los siglos y hasta la actualidad han experimentado diferentes periodos de esplendor y decadencia. Si bien hoy en día las Hermandades Sacramentales han sido superadas por las Penitenciales, ya que muchas de ellas desaparecieron o quedaron en el olvido durante muchos años, han sobreviviendo a la historia uniéndose con estas Penitenciales con las que compartían sede canónica. Pocos son los casos en los que perviven las llamadas Sacramentales "puras", en Granada únicamente la Hermandad del Dulcísimo Nombre de Jesús y Santísimo Sacramento del Sagrario.Hoy en día, algunas Hermandades han recuperado multitud de procesiones Eucarísticas: Sacromonte, Alhambra, San José, San Cecilio, siendo igualmente común los cultos al Santísimo Sacramento: triduos, funciones solemnes, así como los “Jueves Eucarísticos” que de forma rotatoria se celebran cada tercer jueves de mes en las distintas sedes de las Hermandades con asistencia de todas ellas. Una característica de las Hermandades Sacramentales es el usodel color rojo en su cera.

En el caso de nuestra Hermandad, cuando se funda en 1979 y se aprueban sus reglas en 1981 se fusiona con la Muy Antigua Hermandad de la Esclavitud del Santísimo Sacramento de la Parroquia de los Santos Mártires Justo y Pastor que aún no se había extinguido canónicamente, para lo que necesariamente deben pasar cien años desde su cese de actividad, con el fin de revitalizar el culto Sacramental en la Parroquia. Desde entonces nuestra corporación ha tenido el doble carácter, Penitencial y Sacramental, siendo el Santísimo Sacramento del Altar nuestro primer titular. 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal